Mar, 06/30/2009 - 17:01
Queremoscomer.com
Su voto: Nada Promedio: 4.7 (3 votos)
El misterioso y extraño vino es ideal para esta temporada

Ice Wine, vino de uvas congeladas

Proveniente de tierras en las que el invierno viste de blanco a los viñedos, el enigmático Ice Wine, también conocido como vino de hielo, es originario de Austria y Alemania, donde lo elaboraban principalmente con uvas congeladas Riesling reconocidas por su alta resistencia al frío así como sus notas a manzana verde, flores y lima, con un marcado aroma a miel.

Aunque esta uva se ha adaptado a otras regiones del Nuevo Mundo como Australia, Nueva Zelanda y California donde produce vinos convencionales, es en Canadá (el primer productor a nivel internacional) donde encuentra su máxima expresión durante la estación invernal, lo mismo que la zona de los lagos al norte de Nueva York. La uva Vidal en esta región también es muy noble para la elaboración de esta bebida.

Los Ice Wines en general nacen también de otras variedades de uvas resistentes a climas helados, por ejemplo a nivel internacional se emplean cepas como las Chenin Blanc, Cabernet Sauvignon, Chardonnay, Gamay, y hasta Shiraz, en escasas ocasiones. Los Ices Wines más apreciados son el German Eiswein y el Canadian, nombrado así pero producido en diversos países.

El alto valor de esta bebida se debe a su complejo método de producción el cual es lento, artesanal y requiere de mucha paciencia. Porque cuando las uvas alcanzan su madurez cercana a las primeras heladas se debe esperar a que éstas sean congeladas, de lo contrario se pudren. Existe el punto de equilibrio perfecto en la congelación porque si se pasa, la uva tampoco es capaz de producir jugo alguno.

Las bayas en óptimas condiciones sólo pueden producir 0.5 de gota de líquido por unidad, mientras una en su estado natural produce 10 gotas. Existen versiones industriales en el que las uvas son congeladas artificialmente y esta variedad de vino se conoce como Icebox Wine.

El magnífico y lento desarrollo de la uva cristalizada le otorga su concentrado dulzor y su equilibrada acidez, perfecto para un vino de postre que marida perfecto con quesos de sabor fuerte.



/doch