Jue, 02/03/2011 - 18:10
Didier Ramírez / Enviado
Su voto: Nada Promedio: 5 (3 votos)
Ford Focus 2012, evolución total
Ford Focus 2012, evolución total
Ford Focus 2012, evolución total
Ford Focus 2012, evolución total
Ford Focus 2012, evolución total
Ford Focus 2012, evolución total
El enfoque preciso

Ford Focus 2012, evolución total

En su tercera generación, el Ford Focus ofrece una propuesta atractiva que, a decir del departamento de ingeniería de Ford, no sólo radica en un diseño que es la evolución del llamado Kinetic Design, que inaugura el Focus para su producción global, sino que además buscan con su nivel de equipamiento muy alto, llevar a una escala superior a este vehículo sin sacrificar la propuesta de la marca de garantizar elementos como la eficiencia en el desempeño y manifestar un nuevo nivel de calidad en los automóviles.

La fórmula parece adecuada y habrá que esperar su comportamiento una vez que se encuentre en el mercado mexicano.

Atractiva propuesta

Sin duda habrá que reconocer que en esta nueva generación del Focus la apariencia resulta fundamental para atraer clientes estadounidenses muy jóvenes, sus líneas dejan de manifiesto la revolución que Ford ha expresado en sus modelos más recientes. Basta echar un ojo a Fiesta o Explorer para dejarlo en evidencia.

A decir de la marca, este renovado modelo muestra un diseño dinámico que viene a presentar una propuesta innovadora en el segmento en que participa en Estados Unidos, tanto con el sedán como con el hatchback.

Focus está inmerso en la tendencia denominada Kinect Desing, con un lenguaje extrovertido en el que siempre han predominado líneas de ángulos agudos con curvas muy tensas.

En primer lugar se visualiza un carácter agresivo con líneas sumamente expresivas y que dotan de mucha mayor presencia a este vehículo que llegó a América del Norte por primera ocasión en el 2000.

La simbiosis que se logra entre la parrilla, los faros y el capó, insinúan un comportamiento deportivo del nuevo Focus, mientras que en la prolongación de sus trazos también se dota robustez tanto en las líneas laterales como en la parte trasera.

Incluso, la dualidad que presenta este modelo con la versión sedán y hatchback favorece una oferta que conjuga una propuesta refinada como es la primera, mientras que la segunda bien podría atraer a ese segmento que prioriza los vehículos deportivos y que podría encontrar en éste esas cualidades.

Ambiente cordial

Un elemento que bien podría atribuirse al Focus es la coherencia de la propuesta, que le hace integral. Así como en el exterior la oferta es vanguardista y tiende a romper con la generación que lo precede, en el interior se muestra como el más atractivo de su segmento.

No se debe perder de vista que con el plan One Ford, la marca busca presentar modelos que tengan capacidad de atender la demanda en diversas regiones del mundo, apostando a la calidad. En el caso de Focus además de Europa (de donde se puede decir que nace la propuesta) y América del Norte, es un modelo para Asia y Oceanía.

Los materiales que se emplearon en el habitáculo traducen en lo real la propuesta del óvalo, una apuesta a la conciencia del cliente de valorar elementos como los acabados del vehículo, que se expresan desde el tacto hasta la perfección de los ensambles.

El panel de instrumentos es más atractivo; cuenta con indicadores muy claros a la lectura, aunado a que el volante goza de mayor estructura y confiere mayor control.

Un elemento que sobresale en el nuevo Focus es el confort que se aprecia no sólo en la estructura del vehículo, que permite mayor espacio para todos los ocupantes, sino además el aislamiento al ruido externo y las vibraciones que se podrían transmitir del camino; si bien éstas no se extinguen del todo se reducen al grado máximo y es posible circular de manera agradable.

Apuesta superior

Evidentemente, Focus es una de las mayores apuestas de Ford en el segmento C pero, además han hecho del listado de equipamiento un factor de diferenciación.

Uno de los elementos en los que Ford ha apostado con sus nuevos modelos es la incorporación del sistema My Ford Touch, que permite el control no sólo de dispositivos multimedia, sino de comunicación e incluso navegación, a través de los comandos de voz o los controles que se incluyen en el volante. Esta versión se muestra mucho más amigable y fácil de manipular para el conductor. Para la conectividad, Ford continúa con la propuesta desarrollada en conjunto con Windows, denominada SYNC, que es más amigable.

Al igual que ya lo ofrecen otros modelos de Ford, con esta versión del My Ford Touch se pueden aplicar elementos como la personalización del panel de instrumentos con la información que le sea más importante al conductor, que se puede controlar desde el volante.

Un aspecto en donde Ford elevará la propuesta en función de la oferta del mercado es la incorporación del sistema de ayuda de estacionamiento (Active Park Assist), que contribuye a auxiliar en el momento en que se requiere estacionar al vehículo entre dos automóviles.
Para esta situación, el Focus está equipado con sensores para la detección de los espacios: una vez identificados, el sistema entra en acción y el conductor únicamente a través de los gráficos de los que dispone en el panel de instrumentos, tendrá que accionar la velocidad y controlar el acelerador y freno.

A México, llegarán tres versiones para este modelo: S, SE y SEL tanto para los modelos sedán y cinco puertas. En tanto, la versión superior denominada Titanium no se presentará en nuestro país, aunque algunos elementos como el My Ford Touch o el Active Park Assist e incluso el quemacocos, configurarán al SEL.

Primer contacto

Recorriendo los alrededores de Los Ángeles en California, se pudo extraer información valiosa del comportamiento del Focus 2012. En primer término, habrá que resaltar la comodidad y confort que se obtienen y traducen en elementos como la seguridad en la conducción, en donde también se pueden incluir aspectos como la visibilidad al tener un pleno control de todos los ángulos.

En el terreno del desempeño, el Focus está equipado con el motor 2.0 litros I-4 de inyección directa doble árbol de levas con apertura variable (Ti-VCT), que en términos llanos le provee de mayor capacidad para lograr un mejor desempeño en sus recorridos convirtiendo a esta fuente de poder en uno de los más eficientes de la gama.

En el caso de los caminos irregulares que se tuvo capacidad de recorrer con pendientes y trazos ascendentes, el comportamiento del impulsor fue aceptable, aunque habrá que reconocer que en algunos momentos se hubiera agradecido un poco de mayor desempeño en pendientes ascendentes, ya que para escalar con ritmo, se tenía que elegir el modo Sport en la transmisión PowerShift automática, demeritando con ello el consumo de combustible.

Si bien la transmisión PowerShift da la oportunidad de realizar cambios manuales, la ubicación de la perilla para ejecutarlos (en la parte superior izquierda de la palanca) se muestra un poco incómoda de manipular, más si esto se ejecuta en caminos sinuosos.

Aunque también se dispone una transmisión manual de cinco velocidades, no se tuvo oportunidad de llevarla a prueba; no obstante, se anticipa que puede tener un mejor comportamiento por la oportunidad que da al manipular los ciclos del cambio.

En términos generales, tanto la versión sedán como hatchback se muestran estables aún en los trazos irregulares, con una suspensión que se muestra eficiente y que transmite seguridad incluso al tomar curvas cerradas y salir de forma ágil de las mismas.

En suma, la propuesta del nuevo Focus sin duda tendrá impacto en el mercado de América del Norte, con un vehículo que, como su antecesor, continúa proponiendo diseño atractivo y equipamiento destacable, al igual que los más recientes productos de la marca. En el desempeño dependerá de lo que los clientes esperen de él, pero si nos anticipamos, sin duda que se comportará con más que lo que esperan.

dramirez@eleconomista.com.mx